Amores bichos | Reseña de Olor a hormiga de Julia Però

Reseña de olor a hormiga

Olor a hormiga -el esperado debut novelístico de Julia Però publicado este mes de enero por Reservoir Books- tiene el poso de todas las cosas inquietantes a las que quieres regresar para ver cuánta de su sombra ha calado en ti: los cuentos de los hermanos Grimm, una buena película de Paco Plaza o de Yorgos Lanthimos, las novelas de Sara Mesa, las canciones viejas de Nacho Vegas, la primera vez que de pequeña te diste cuenta de que tú -si, tú también- te ibas a morir algún día.

Esta es una novela con ingredientes arriesgados y un argumento originalísimo: un piso, cuatro paredes, solamente dos personajes: la anciana Olvido, de memoria escurridiza y vida solitaria, y una chica joven y dicharachera que viene a limpiar y a ayudarla de vez en cuando. También un gato que habla, haikus llenos de belleza, una visera y miles de sigilosas hormigas. Y unos temas habitualmente silenciados en esta sociedad que prefiere hacer de la muerte un tabú; la soledad, el desvanecimiento de los recuerdos, el deseo en las personas mayores -especialmente en las mujeres-, la demencia, el aislamiento, la enfermedad, la impotencia, la ira extrema ante la levedad, ante la decadencia. En definitiva, todo lo que se opone al brillo y a la sensación de inmortalidad de la juventud.

Olvido es uno de los mejores personajes que me he encontrado en mucho tiempo. Alguien que se te meterá entre sien y sien, a quien repudiarás, cogerás cariño, compadecerás y temerás. Una mujer condenada a la soledad extrema, todavía llena de anhelos, con una vida difícil a cuestas y sorprendida por el asombro y la extrañeza que le produce esa mujer joven que la visita en su casa. Además, Olor a hormiga es un tesoro del lenguaje: su voz sensorial, incómoda y errática no te permitirá apagar la luz de la mesita de noche. Despertará en ti también fuegos viscerales, ternura intermitente, un desagrado pegajoso, un enfado claustrofóbico. Un hechizo espeluznante. Un anhelo que nunca habías experimentado en tus carnes.

Julia Però ha conseguido lo que solamente dos o tres novelas al año logran: revolver el corazón y apretar el estómago con una originalidad inédita. Con una historia que logra ser al mismo tiempo triste, aterradora, bella, violentísima, tierna, cruda y provocadoramente divertida. Imborrable como el poso de café manchando un cojín viejo. Frágil como la porcelana china. Su Olor a hormiga es como una sanguijuela: es oscura y viscosa, te chupa la sangre, brilla e hipnotiza tanto que no podrás dejar mirarla.

Imagen de portada | Anatoliy Shostak en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *