Por sus pecados los conoceréis | Reseña de Los Miralles

Reseña de Los Miralles

«Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres», les dijo Jesús a los judíos. Una frase que leí una vez decía, en cambio, «conoceréis la verdad, y la verdad os volverá locos». Una verdad inmutable, un árbol venido del Génesis son el ancla que mantiene a los excéntricos y devotos Miralles atados a la vigilancia de un manzano ancestral. Esta inmensa familia valenciana de un rincón de la España vaciada —con genealogía incluida para que no te pierdas— vive al margen de la sociedad, con su propio sistema de valores, cruz para los traidores y un cometido bíblico: vigilar 24 horas ese árbol divino para salvar el mundo. De ello se encargan los guardianes, escopeta en y radio en mano: así es desde que el mundo es mundo.

Los Miralleseditorial Navona– es la primera novela de Kike Cherta y es una de las mejores obras que he leído en mucho tiempo; un libro memorable, deliciosamente divertido, macabro y picante, profano y sagrado al mismo tiempo, violento y balsámico, trascendente y cotidiano. Una aventura en la que, si has sido carne de colegio de monjas como yo, verás reflejadas algunos de los relatos más truculentos de la Biblia. Desde el sacrificio sanguinario que Dios le pide a Abraham, a la parábola del hijo pródigo, las relaciones incestuosas, las traiciones a lo Judas, o el pecado original palpitando en el jardín, junto al estruendo de los perros o el olor a las lentejas.

Los Miralles comienza cuando Moisés, exiliado de su hogar y trotamundos durante toda su juventud, regresa a la alquería que lo vio nacer, a la peculiar estirpe cuya sangre corre por sus venas y al manzano que un día descuidó por huir del futuro al que se veía abocado desde niño. Allí lo esperan antiguos amores, un padre moribundo, una madre compasiva, hermanos cabreados, atónitos o nostálgicos, una abuela más vieja que Matusalén, la baraja de cartas, las ollas de guiso, los secretos del Cuarto de las Cosas, primos enfurecidos, deudas pendientes, tradiciones seculares, tragos de vino, hostias como panes, ofertas difíciles de rechazar, paredes llenas de historias, recuerdos amargos como esas manzanas prohibidas.

Kike Cherta junta con maestría total lo mundano y lo trascendente, lo familiar y lo mágico, lo triste y lo salado para completar una novela sobresaliente, un mundo vibrante, feroz y ritual que te atrapa por completo, relatado por un protagonista descolocado y mordaz que te robará el corazón. Si buscas un cóctel de raíces, tierra, sangre y milagros, Los Miralles se convertirá en la familia sórdida y genial a la que siempre echarás de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *