Ring ring | Reseña de Llamadas de mamá de Carole Fives

Ring ring | Reseña de Llamadas de mamá de Carol Fives

Madre no hay más que una, y esta madre es una bomba de relojería. Nos plantamos frente a Llamadas de mamá de Carole Fives, la joya que la editorial Sexto Piso depara para este mes de febrero a punto de estrenarse, y la devoramos en menos que canta un gallo.

Es esta una comedia explosiva de familia, depresión, amor y dinamita narrada en la boca de una madre con trastorno bipolar y las llamadas telefónicas y mensajes de contestador que deja a su hija. Diagnosticada de cáncer y depresión, con una cuenta bancaria no demasiado holgada, perfiles abiertos en busca de un hombre que merezca la pena en plataformas de ligoteo por doquier y asediada por la soledad y la tristeza cada noche, la protagonista de este relato dispara vía telefónica sus penurias, anécdotas y desastres cotidianos vía telefónica, fumando un cigarrillo tras otro.

Carole Fives construye un personaje redondo al que enseguida ponemos rostro, tics, manías, gestos, una voz tal vez afónica por la nicotina, una delicada salud mental que la lleva a lugares oscuros y a otros radiantes, la relación de amor odio con su hija, el ansia de haber vivido más, la extrañeza ante el siglo XXI y sus vaivenes, una mirada suspicaz y a la vez vitalista sobre el mundo. Ilusiones y traumas, planes estupendos y caídas al vertiginoso fondo de la depresión, una amistad que sobrevive décadas, la maternidad y sus grietas, el resquemor a los hospitales, unas ganas de vivir ignífugas. A pesar de todo.

En su verborrea nos reconoceremos a nosotras y a nuestras madres, la frustración de no ser comprendida, el frágil equilibrio ante la enfermedad y sobre todo, el ansia de compañía, de sensaciones vibrantes y de cariño para seguir adelante, el miedo a envejecer. Sin tener nada que ver me dejó en el cuerpo una sensación parecida a Locas de alegría, una película disponible en Filmin que también puede arreglarte un mal día.

Llamadas de mamá es un buen antídoto para esta época oscura. Hace reír y consuela, divierte y conmueve a la vez porque está hecha de los materiales más humanos: las alegrías y penas de una madre que se siente anodina, perdida y sola pero a la vez llena de fuego, rabia y humor para afrontar las desgracias. Nunca tanta ternura endiablada viajó por los cables del teléfono hasta llegar a una hija.

Imagen de portada | Vinicius «amnx» Amano en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *