Las aves fénix de los márgenes | Reseña de Las malas de Camila Sosa Villada

Las aves fénix de los márgenes | Reseña de Las malas de Camila Sosa Villada

Se suele decir que hay lugares a los que las palabras no llegan, sensaciones que se escurren ante el lenguaje, vivencias que la piel retiene pero se vuelven transparentes en los libros. Las malas, novela con tintes autobiográficos publicada por la argentina Camila Sosa Villada -en España, de la mano de la editorial Tusquets-, es toda una excepción a la norma en todos los sentidos posibles: llega a rincones festivos, macabros y hostiles por donde nunca transitó la literatura, es un canto a la vida travesti, una celebración de la disidencia y un oscuro cuento sobre cómo la sociedad castiga a esas nocturnas que aúllan a la luna, las que iban ser reinas, las de los nombres borrados, las que llevan la alegría y la rabia tatuadas en el cuerpo.

Camila Sosa Villada seduce, abruma y abre en canal, entre la brutalidad poética, pinceladas de realismo mágico y la crudeza de para quien las cicatrices no se quedan en el teclado sino que nacen en la sangre propia para ser convertidas en historia. Las malas pisa un territorio virgen, desconocido, selvático. Porque es diario, hechizo, manifiesto, bautismo, crónica, cuento, pirotecnia, rito, ofrenda, canto a la vida, al sexo, a la identidad y a la pertenencia. A todas luces el libro más imprescindible que sostengamos entre las manos este 2020.

Las malas

Camila nos pone el corazón crudo en el plato, rasca las postillas de una infancia pobre y violenta, narra la dureza de la supervivencia juvenil estudiando en la universidad de día y prostituyéndose de noche, echa confeti por encima del desprecio, el frío y las penurias, los peligros y la doble moral. Nos recuerda que la venganza será la alegría, que como dice la Tía Encarna, matriarca de todas y uno de los grandes personajes de este libro, ser travesti es una fiesta. Pese a todo el dolor.

Las malas también es la historia de un bebé llamado El brillo de los ojos, de María la Muda y sus alas incipientes, de los Hombres sin cabeza y de la Difunta Correa y de Natalí sometida al influjo de la luna llena. Es el relato de la furia, el orgullo y las ganas de vivir de una hermandad de lobas y de reinas a la sombra del Parque Sarmiento. Un dardo entre las cejas de la sociedad biempensante que asfixia y violenta. Un cuento queer sobre placer y dolor, búsqueda, muerte y a veces, resurrección.

Imagen | Pablo Gonzalez/Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *