Lo que hacen los vivos | Un poema de Marie Howe

Hoy traemos un poema de Marie Howie, paradigma de la poesía confesional

Cada poema de Marie Howe (1950) es una puerta autobiográfica a un cúmulo de recuerdos, vivencias y dolores personales, dentro de un género denominado poesía confesional y cuyas primeras artífices fueron Sylvia Plath y Anne Sexton. Los versos que estamos a punto de mostrarte pertenecen a su libro más celebrado y de título homónimo: Lo que hacen los vivos, que vio la luz en 1997.

La estadounidense Marie Howe recibió el premio Guggenheim 1988, y en su prolífica obra poética -uno de los referentes actuales del citado género confesional junto a Sharon Olds-, hallamos pedazos de realidad cruda, viva, relatada con puntilloso verismo, desde el fondo de las entrañas. Siéntate a disfrutar de este poema de su cosecha.

Un poema de Marie Howe

Johnny, hace días que el fregadero está tapado, algo debe
[ haberse caído por ahí
y el Drano no funciona, huele peligroso, y los platos sucios se
[ apilan

a la espera del plomero que no he llamado. De esas cosas
[ hablábamos.
Invierno: el cielo, azul, obstinado, la luz derramándose

por las ventanas abiertas: la calefacción está muy fuerte y no

[ la puedo apagar.
Hace semanas, mientras manejo, o cuando se me cae la bolsa
[ de compras en plena calle,

que pienso: Esto es lo que hacen los vivos. Y ayer,
[ apurada por
las veredas rotas de Cambridge, mientras se me derramaba el
[ café por la manga,

lo pensé otra vez. Y otra vez después, mientras compraba un
[ cepillo: Esto es.
Estacionar. Cerrar la puerta del carro en medio del frío. Lo
[ que llamabas ese anhelo.

Lo que abandonaste al fin. Queremos que llegue la
[ primavera y que pase el invierno. Queremos
que alguien llame o que no llame, una carta, un beso
[ —queremos más y más y aún mas de ello.

Pero hay momentos, al caminar, cuando me vislumbro
[ fugazmente en la vidriera
de la tienda de la esquina, por ejemplo, que siento un amor
[ tan profundo

por mi propio pelo en el viento, mi rostro cuarteado, mi
[ abrigo, que me quedo sin palabras:
Estoy viva. Y te recuerdo.

Un poema de Marie Howe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *