Yo no quiero ser recuerdo, un poema de Elvira Sastre | Poetizando

Yo no quiero ser recuerdo un poema de Elvira Sastre Literaturbia

Elvira Sastre (1992) es uno de los fenómenos contemporáneos más interesantes de la poesía actual. Ternura, rabia, ansia de cambio político, apego a ese hogar llamado familia, amor, descubrimiento, tristeza y sexo son algunos de los sentimientos que se abren como flores entre los versos de esta joven segoviana que, a pesar de su corta edad, tiene cientos de versos acumulados en su blog y ya ha publicado tres poemarios: 43 maneras de soltarse el pelo, Baluarte y Ya nadie baila. El imaginario de Elvira es inmenso y colorido, como sus recientes aventuras recitando en Ámerica junto a la compañía musical de Adriana Moragues o las voces de amigos artistas enamorados de sus musas, véase Benjamín Prado, Joaquín Sabina, Leonor Watling o Carlos Salem. No hay nada mejor que sentir su poesía en tus propias carnes y aprender a levitar:

Yo no quiero ser recuerdo

A la mierda

el conformismo:

                            yo no quiero

                                      ser recuerdo.

                                      Quiero ser tu amor imposible,

                                      tu dolor no correspondido, 

                                      tu musa más puta,

                                      el nombre que escribas en todas las camas

                                      que no sean la mía,

                                      quien maldigas en tus insomnios

                                      quien ames con esa rabia que solo da el odio.

Yo no quiero

que me digas que mueres por mí,

                            quiero hacerte vivir de amor,

                                      sobre todo cuando llores,

                                      que es cuando más viva eres.

Yo no quiero

que tu mundo se dé la vuelta

cada vez que yo me marche,

                           quiero que darte la espalda

                                      solo signifique

                                      libertad                                              

                                      para

                                      tus

                                      instintos

                                      más

                                      primarios.

Yo no quiero

quitarte las penas y condenarte,

                        quiero ser la única

                                   de la que dependa

                                   tu tristeza

                                   porque esa sería

                                   la manera más egoísta y valiente

                                   de cuidar de ti.

Yo no quiero hacerte daño,

                        quiero llenar

                                   tu cuerpo de heridas

                                   para poder lamerte después,

                                   y que no te cures

                                   para que no te escueza.

Yo no quiero

dejar huella en tu vida,

                        quiero ser tu camino,

                                   quiero que te pierdas,

                                   que te salgas,

                                   que te rebeles,

                                   que vayas a contracorriente,

                                   que no me elijas,

                                   pero que siempre regreses a mí para encontrarte.

                                  

Yo no quiero prometerte,

                        quiero darte

                                   sin compromisos ni pactos,

                                   ponerte en la palma de la mano

                                   el deseo que caiga de tu boca

                                   sin espera,

                                   ser tu aquí y ahora.

Yo no quiero

que me eches de menos,

                        quiero que me pienses tanto

                                   que no sepas lo que es tenerme ausente.

                                                

Yo no quiero ser tuya

ni que tú seas mía,

                        quiero que pudiendo ser con cualquiera

                                   nos resulte más fácil ser con nosotras.

Yo no quiero

quitarte el frío,

                         quiero darte motivos para que cuando lo tengas

                                    pienses en mi cara    

                                    y se te llene el pelo de flores.

Yo no quiero

viernes por la noche,

                        quiero llenarte la semana entera de domingos

                                  y que pienses que todos los días

                                  son fiesta

                                  y están de oferta para ti.

Yo no quiero

tener que estar a tu lado

para no faltarte,

                         quiero que cuando creas que no tienes nada

                                    te dejes caer,

                                    y notes mis manos en tu espalda

                                    sujetando los precipicios que te acechen,

                                    y te pongas de pie sobre los míos

                                    para bailar de puntillas en el cementerio

                                    y reírnos juntas de la muerte.

Yo no quiero

que me necesites,

                          quiero que cuentes conmigo

                                     hasta el infinito

                                     y que el más allá

                                     una tu casa y la mía.

                                  

Yo no quiero

hacerte feliz,

                          quiero darte mis lágrimas

                                     cuando quieras llorar

                                     y hacerlo contigo,

                                     regalarte un espejo

                                     cuando pidas un motivo para sonreír,

                                     adelantarme al estallido de tus carcajadas

                                     cuando la risa invada tu pecho,

                                     invadirlo yo

                                     cuando la pena atore tus ojos.

Yo no quiero

que no me tengas miedo,

                          quiero amar a tus monstruos

                                     para conseguir que ninguno

                                     lleve mi nombre.

                                              

Yo no quiero

que sueñes conmigo,

                          quiero que me soples

                                     y me cumplas.

Yo no quiero hacerte el amor,

                           quiero deshacerte el desamor.

Yo no quiero ser recuerdo,
mi amor,
quiero que me mires
y adivines el futuro.

(Un poema de Elvira Sastre)

One thought on “Yo no quiero ser recuerdo, un poema de Elvira Sastre | Poetizando

  1. Luis M Diaz

    te podría leer siendo analfabeto
    te podría sentir aun sin piel y sin poros
    te podría ver con los ojos cerrados
    estás por encima de las moléculas
    eres brisa del Everest moviendo las palmeras del Caribe
    mis arrugas de los 50 solo buscan estirarse en tus palabras húmedas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *