Krokrodil | Un fragmento de la obra de Vlad Pojoga

Vlad Pojoga

Vlad Pojoga (Sibiu, Rumanía, 1993) es un poeta, editor y traductor que destaca por sus versos crudos e incisivos y su prolífica dedicación a la literatura. Traductor de Chuck Palahniuk en su país, también ha convertido los textos de Sylvia Plath y de buena parte de la generación Alt Lit.

Además de haber trabajado en publicaciones como Poesis International y editar la revista Zona nouă junto a Catalina Stanislav, realiza recitales en varias ciudades y festivales de Rumanía, y sus poemas han formado parte de proyectos como 89plus Clubhouse. Su poemario más célebre es Krokrodil, un conjunto de versos que deben su nombre a la conocida como “droga de los pobres”, “heroína caníbal” o desomorfina. Esta sustancia de elaboración casera elaborada base de opiáceos es hasta diez veces más fuerte que la heroína, además de más barata y tóxica. Las raíces de la misma apuntan hacia países Rusia, Ucrania, Rumanía o Georgia.

Krokrodil, de Vlad Pojoga

krokodil I.

all you touch and all you see

is all your life will ever be

krokodil II.

frente a Krokodil levantamos el brazo derecho

o tocamos

el lugar donde solía estar nuestro corazón

krokodil III.

welcome, my son, welcome to the machine

nuestras cabezas como encendedores balanceándose con una canción lenta

no se nos permite mirar hacia arriba

estamos golpeando

una pared

nunca conseguiremos a hacerla caer

después krokodil se desliza por nuestra médula ósea

espía de la Stasi

que vende nuestra la ropa nuestros amigos nuestros recuerdos

todos esos momentos distantes aún nos hacen pensar

en nuestro hogar

todos esos momentos en los que

when seven kids we almost died

un anciano en bermudas nos dirige a una plataforma de piedra caliza

nuestra ropa impecablemente planchada

la codeína y los cuentos de hadas

en los que huimos de krokodil y

nunca nos pilla

un distrito lleno de nuestra carne fundida

una playa de hachas motosierras katanas

ballenas suicidas

kroko nos roe por dentro

kroko nos roe por dentro

Imagen | Ziarul Mesagerul de Sibiu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *